CDMX

Actualizado: 11 de nov de 2018

Rocker Outfit



Llegábamos a la ciudad de México en una van, en la pantalla se proyectaba alguna película mala, mi sonido de fondo era mi playlist de Spotify y yo leía un pequeño libro de editorial ITAM. Llegar a México no es pensar haber llegado al destino, es esperar estar al menos una hora más sentada en aquel incómodo asiento el cual tu cuerpo se inquieta por abandonar.

Mi estomago me decía que era hora de desayunar cuando llegamos al museo MUAC.




“Llegar a México no es pensar haber llegado al destino, es esperar estar al menos una hora más sentada en aquel incómodo asiento el cual tu cuerpo se inquieta por abandonar.”

Museo Universitario de Arte Contemporáneo, rezan así sus siglas que describen a la perfección el museo desde la más remota esquina hasta la cafetería. Visitamos la exposición del 68 y nos adentramos a otra dimensión con la ayuda de Kapoor.





De lo cultural pasamos a lo artesanal, recorriendo el mercado de artesanías, en este lugar las compras no son más que generar sonrisas y valorar el trabajo de los artesanos que aquí vendían. Cada puesto y pasillo nos guarecían de la lluvia que parecía no parar y ser cada vez más.

Sobre la delgada línea amarilla valoré estar debajo de la lluvia y volví a sentirme como niña cuando saltaba o pisaba los charcos. Era la única que me atrevía ya que por más grandes que estos fueran eran mis botas quienes me defendían ante semejante osadía.





Cruzamos la calle para adentrarnos a las bibliotecas de los ángeles de las letras. La Biblioteca de México, un lugar que atesora letras y memorias. Un lugar que te permite acercarte a los más grandes, como lo fue Carlos Monsiváis. alguna vez escuche que puedes conocer a una persona por sus libros, esta biblioteca te permite estar entre ellos, entre sus letras, historias y memorias, entre sus amigos y más grandes confidentes.

Biblioteca de México


Culpemos el desayunar tarde o dejar correr el tiempo entre los libros, pero nuestra comida fue mas bien casi una cena.


Terminamos la noche en el lugar y evento que nos trajeron hasta México; Anxo Lorenzo en concierto en el Centro Gallego. Anxo Lorenzo, gran gaitero español, hace sonar la gaita como guitarra eléctrica o cualquier otro instrumento.







Reforma amaneció como amanece cualquier otro sábado, temprano, pero ahora a la espera de sus muertos de noviembre. Sus calles y camellones cubiertas del naranja de esas flores, calaveras y cráneos por todos lados, la ciudad y el cempaxúchitl esperando como agua de mayo.



Desayunar, comer y volver.


Wearing: Blazer de Mango, T-shirt Paul Mcartney, Leggins Stradivarius, Botas Dr. Martens.


0 vistas
  • White Instagram Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Pinterest Icon

© 2018 by Fátima Prieto.